Yo de mayor quiero ser lo que me gusta

¿Qué quieres ser de mayor?  FELIZ y además científico de animales contesta uno de mis hijos cuando le preguntan. 

 

Cuando yo era pequeña mucha gente me preguntaba Y tú ¿qué quieres ser de mayor? Yo siempre contestaba lo que mis padres me habían enseñado “Yo quiero ser feliz”, y claro, automáticamente muchos me contestaban “ya, pero de eso no se come”.

Con el tiempo he aprendido que no llevaban razón, cuando eres mayor puedes generar ingresos con la profesión que te hace feliz. Pero claro, yo tuve la suerte de que mis padres siempre me inculcaron esa forma de vida. Y lo mismo hago ahora con mis hijos. 

 

Por ello siempre animo a los padres a que dejen a un lado esas frases de “haz una oposición y olvídate" "estudia carreras con salida….etc. Estas frases están bien si con ello tus hijos van a ser felices. Si no es así, apárcalas a un lado. 

 

Mi profesión es vocacional y me apasiona, la he ejercido trabajando como empleado y ahora como emprendedora en mi proyecto. Pero elegí lo que me hacía feliz y me dejaron elegir, que es fundamental para un niño. 

 

Los niños desde que son bien pequeñitos reciben educación académica, van al colegio y muchos padres también les exigen esfuerzo para sacar buenas notas. A todos los padres les preocupa el futuro profesional de sus hijos, quieren que cuando sean mayores tengan una profesión que les permita ganarse la vida. Y a lo que yo os animo es que les inculquéis que además de que su profesión les sirva para ganarse la vida, les haga felices.

 

¿Cómo puede ser feliz una persona en su profesión? Haciendo lo que le gusta, sin duda.

 

Hay dos tipos de personas, las que se levantan por la mañana entusiasmadas porque su trabajo le encanta, lo hacen con ilusión y además lo trasmiten al resto. Como mola cuando te vas a tomar un café y al camarero le gusta su trabajo, cuando el cartero te trae las cartas y le gusta su trabajo,….realmente cuando una persona disfruta con su trabajo es más feliz y hace más felices a los demás. Y luego están las otras personas que se levantan como zombis por la mañana y el lunes desean que llegue el viernes, y el domingo se ponen tristes porque al día siguiente es lunes y esa desidia la vive cada día y así también lo trasmiten a los demás.

 

¡Animemos a nuestros niños a dedicarse profesionalmente a lo que les gusta!

 

Los niños deben percibir el trabajo y el esfuerzo como algo positivo. Es muy importante que a los niños se les hable del trabajo de forma positiva y motivadora. Si un niño solo escucha cosas como “estoy harto de trabajar” “no quiero ir mañana a trabajar”….el niño percibirá el trabajo como algo malo. Si solo escucha a los padres quejas, excusas y lamentaciones y que tiene una obligación por trabajar, el niño aprenderá a hacer lo mismo.

 

Actualmente a los niños sólo se les habla de “encontrar un trabajo cuando sean mayores” Y yo os animo a que al verbo “encontrar” le incluyáis también el verbo “CREAR”

Debemos enseñarles el mundo laboral en todas sus dimensiones, que pueden ser EMPLEADOS trabajando para proyectos de otras personas, entregando su tiempo y su talento a cambio de un salario o pueden ser EMPRENDEDORES, trabajando para sus propios proyectos, destinando su tiempo y su talento en sus propias ideas y sueños.

 

El Emprendimiento es una buena salida profesional. Es una oportunidad de “crearte tu medio de vida “y de tener la posibilidad de generar riqueza y empleo a los demás.

 

Vamos a enseñar a los niños que hay otra forma de obtener ingresos: A través de su talento, a través de convertir aquello que se le da bien, su pasión en su fuente de ingresos.

 

Queridos papás y mamás, el mundo laboral ha cambiado y debemos acercar la formación de los niños a la realidad de hoy. Estamos transitando a una economía de servicios en la que lo fundamental es el talento, la innovación, la tecnología y el conocimiento.

Es curioso que en España nunca hubo una generación de jóvenes mejor formada y sin embargo actualmente la gran mayoría no encuentra trabajo y los que sí lo encuentran no tienen las condiciones laborales esperadas. A pesar de esta situación y el desánimo de estos jóvenes no se lanzan a crear sus proyectos emprendedores.

 

¿Y sabéis por qué? Porque carecen de formación en emprendimiento.

 

Por ello yo os animo a que desde pequeños habléis a vuestros hijos de que existen otras alternativas estupendas a la de buscarse un trabajo.

 

¡¡ Fomenta el talento emprendedor de tus niños!!

 

Cuando fomentamos el talento emprendedor en los niños les preparamos para ser personas más auto suficientes, con más confianza y seguridad en sí mismos para afrontar los problemas y para tomar sus propias decisiones.

La competencia emprendedora capacita a los niños para idear, planificar y llevar a cabo sus proyectos. Si los niños desarrollan la competencia emprendedora es más probable que sean capaces de conseguir por sí mismos una mejor calidad de vida y de desenvolverse de forma autónoma en la sociedad.

 

Los niños para conseguir sus objetivos y metas necesitan ser autónomos, confiar en sus propias capacidades, creatividad para solventar dificultades, tener ideas y convertirlas en acciones.

 

Lo que van a aprender es muy útil no sólo para su futuro como adultos, sino en su presente como niños, para su vida escolar, académica y social. Promover actividades emprendedoras innatas en los niños y jóvenes fortalece su autoestima, su creatividad, autonomía y responsabilidad.

 

Una de las cosas más importantes para completar la educación financiera de nuestros hijos es sin duda, desarrollar su carácter emprendedor.

Emprender es una posibilidad de lograr los objetivos de la vida de una persona, tanto en su vida personal como profesional.

 

Además desarrollando el talento emprendedor desarrollamos capacidades personales necesarias en cualquier contexto de la vida.

Estas capacidades no solo están reservadas para la vida laboral, no solo son útiles si vas a emprender tu propio proyecto profesional, van mucho más allá y son necesarias en cualquier contexto de la vida y para cualquier persona.

 

Todas las personas a lo largo de nuestras vidas abordamos multitud de proyectos ya sean personales o profesionales de distinta índole, cada día tomamos decisiones de mayor o menor envergadura. Para ello necesitamos desarrollar competencias que nos capaciten para hacer frente a estas situaciones de la mejor forma.

 

Tanto si los niños van a trabajar como empleados para proyectos de otras personas como EMPLEADOS o para sus propios proyectos como EMPRENDEDORES tendrán que aprender competencias emprendedoras.

 

Talento, capacidad de imaginar, de generar ideas, creatividad, actitud positiva frente al cambio y la innovación, motivación de logro, liderazgo, resistencia al fracaso, mostrar energía y entusiasmo. Responsabilidad, perseverancia, esfuerzo, incitativa, confianza, autonomía, conocimiento de sí mismo y la autoestima, auto crítica, organización y gestión eficaz del trabajo, cooperación, relacionarse con otros con respeto, trabajo en equipo, manejar habilidades de comunicación y negociación. La capacidad de elegir, tomar decisiones, planificar y gestionar proyectos, calcular los riesgos y afrontar los problemas, de aprender de los errores.......

 

Al final todos los padres queremos lo mismo para nuestros hijos: que sean felices y que sepan valerse por sí mismos. Ayúdales entonces a convertir su pasión en su fuente de ingresos. Así tendremos jardineros, astronautas, peluqueras, jugadores de fútbol, bailarinas, abogados, médicos , maestras, dueños de negocios........contribuyendo a tener una sociedad más comprometida y feliz. 

 

Buena suerte.

 

 

 

Please reload

Publicaciones destacadas

¿Quieres ser un Súper Financiero®?

December 12, 2017

1/9
Please reload